Historia

La Juventud Universitaria Peronista (JUP) es una organización política universitaria de Argentina, que surgió a principios de 1960, siendo considerada el brazo universitario del Peronismo y la formadora de cuadros técnicos y políticos de futuros dirigentes. Aunque la JUP mantiene los lineamientos del Partido Justicialista (PJ), posee su propia Mesa de Autoridades, por lo que mantiene autonomía de criterios y decisiones. Su prioridad es construir un peronismo universitario democrático y representativo de los estudiantes, levantando las mismas banderas y luchando por la plena Justicia Social.

Su nombre nace de la militancia territorial de la Juventud Peronista. Muchos de estos jóvenes estudiantes universitarios conformaron un movimiento estudiantil de igual ideología y pertenencia, con el objetivo de instalar las luchas del Movimiento Peronista en el ambiente universitario y pensar un proyecto de Universidad vinculado con la sociedad y el desarrollo de nuestro país y la región.

La Universidad tiene un rol estratégico en el desarrollo del país. En primer lugar, porque debe ser una usina de pensamiento, de debate y propuestas. La Universidad tiene que ser un ámbito autónomo y con capacidad crítica, desde donde se analice la realidad del país para poder aportar soluciones para nuestro Pueblo. También debe ser un ámbito de generación de conocimiento y tecnología de punta a partir de la investigación, que incremente la articulación de esos desarrollos e investigaciones en el sistema productivo nacional, sin ceder autonomía.

Por otro lado, en la Universidad se forman los profesionales e investigadores que el día de mañana ocuparán roles estratégicos, tanto en ámbito público como en el privado. Es necesario que esos profesionales cuenten con las herramientas para reflexionar sobre la realidad, pero también para poder incidir sobre ella y aportar en el desarrollo del país. Es en este sentido que los militantes de la JUP aportan a la construcción de una Universidad pública, gratuita y de calidad.

“En los comienzos de mi presidencia después de más de un siglo de olvido, di cumplimiento a los deseos de Belgrano de designar recompensa en dinero que le acordara el prócer al gobierno, invirtiendo los fondos necesarios para construir una escuela, como él lo dispusiera, en la ciudad de Tarija. Interpretando sus ideas y sentimientos, que lo impulsaran a destinar sus bienes y recompensas para construir escuelas en la rudimentaria comunidad Argentina de su tiempo, deseo anunciar que desde hoy quedan suprimidos los actuales aranceles universitarios, en forma tal que la enseñanza sea absolutamente gratuita y al alcance de todos los jóvenes Argentinos que anhelan instruirse para el bien del país. Para honrar a los héroes nada mejor que imitarlos.”

Juan Domingo Perón al conmemorarse el fallecimiento de Manuel Belgrano y, por consiguiente, la celebración del Día de la Bandera, el 20 de junio de 1949.